Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: 20 pasos para entender nuestra historia  (Llegit 2344 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Xiscu

  • Visitant
20 pasos para entender nuestra historia
« el: Octubre 04, 2015, 12:12:57 pm »
La Corona de Aragón desde la perspectiva de los Condes de Barcelona. en 20 pasos

1. La Hispania cristiana de los godos a punto estuvo de ser aniquilada cuando, en el año 711, los musulmanes se apoderaron de la Península Ibérica. Tras ganar los territorios gobernados por Don Rodrigo, los musulmanes llegaron a las estribaciones de los Pirineos obligando a los godos de Witiza a convertirse al Islam o a replegarse en las Galias en busca del amparo de los francos. La situación se tornó desesperada cuando los musulmanes penetraron en la Septimania y conquistaron el Rosellón y el Narbonesado. Los francos, capitaneados por Carlos Martel acudieron en su ayuda. En el año 730, derrotaron a los musulmanes en la batalla de Poitiers/Tours y los obligaron a retroceder al Sur de los Pirineos

2. El estado franco acogió a los refugiados visigodos en su territorio, pero a fin de evitar las peleas que los habían llevado al desastre, instaló a la facción de Alamundo en el Ducado de Vasconia y, separados por los francos del Condado de Toulouse, acomodó a la facción de Ardón en la Marca de Gotia

3. Algunos años más tarde, Carlomagno ocupó el trono de los francos y, con la ayuda del Romano Pontífice, unificó en un gran imperio todos los territorios que había heredado y conquistado. Acto seguido, inició la reconquista de la Península Ibérica. Para gobernar las plazas ganadas, Carlomagno creó la Marca Hispánica. La tormentosa sucesión que se produjo a la muerte del emperador, Ludovico Pío, llevó a la desmembración del Imperio y la Marca Hispánica le correspondió al rey de Francia. Como correspondía a la ley franco-goda, la Marca Hispánica fue dividida en demarcaciones territoriales llamadas condados

4. La situación de debilidad del Reino Franco fue aprovechada por el condado de Pamplona para independizarse y erigirse en reino. El Condado de Aragón no tardó en unirse al Reino de Pamplona, seguido de los condados de Sobrarbe y Ribagorza. El resto de condados de la Marca Hispánica permanecieron gobernados por nobles francos y bajo la jurisdicción del rey de Francia. Uno de estos condados de la Marca Hispánica era el Condado de Barcelona, constituido en el año 801 por el emperador Carlomagno y otorgado al conde Bera, hijo mayor del conde Guillermo I de Tolosa

5. En el año 820, Bera fue acusado de traición y exiliado a Ruán. El condado de Barcelona le fue otorgado a Rampón, noble franco del círculo imperial. Rampón murió en el año 825. Entonces, el emperador otorgó el Condado de Barcelona a Bernardo de Septimania, hermano menor del conde Bera. El conde Bernardo estaba casado con la princesa Dhuoda, hija de Lupo Sánchez y sobrina de Centolio Lupus, Scemen y Garseand. A su vez, Dhuoda era hermana de Aznar de Aragón y de Sancho de la Valdonsella. Bernardo de Septimania era uno de los hombres de confianza del emperador Ludovico Pío, pero acusado de mantener relaciones ilícitas con la segunda esposa del cesar, Judith de Baviera, tuvo que abandonar la corte de Aquisgrán y refugiarse en sus posesiones barcelonesas. Bernardo de Septimania acabó siendo ejecutado por Carlos el Calvo, al que había correspondido Ia Francia Occidental en el reparto sucesorio.
6. Carlos el Calvo, entonces, entregó el condado barcelonés a Sunifredo, hijo del conde Borrell, de la dinastía Sancha, quien lo sumó a los condados del Rosellón y de la isla de Cerdeña que acababa de arrebatarle a su primo, Aznar Galindez de Aragón. Pero las cosas tampoco fueron bien con Sunifredo y tras algunos nombramientos condales más, fallidos, Carlos el Calvo otorgó el Condado de Barcelona a Wifredo el Velloso, primogénito de Sunifredo

7. Por la Capitular de Quierzy, el Condado de Barcelona se convirtió en hereditario, lo cual no significa que las posesiones administradas por Wifredo el Velloso se convirtiesen en independientes; tan sólo que uno de sus hijos tenía derecho a heredarlo. Pero seguía siendo un feudo vasallo del rey de Francia y los soberanos franceses debían sancionar la titularidad para que ésta fuese legítima. El condado de Barcelona, a partir de entonces, fue administrado por los descendientes del conde Wifredo el Velloso que tomaron el apellido Borrell como nombre de su linaje y de la dinastía de los condes de Barcelona.

8. El conde Borrell II se casó con Letgarda de Tolosa, hija de Ponce Ramón I, duque de Aquitania y conde de Tolosa. Eran los tiempos en que Almanzor asediaba la ciudad de Barcelona creando graves problemas a sus condes. El conde Ramón Borrell, hijo y sucesor de Borrell II, considerando más prestigioso el apellido de su madre, lo adoptó como nuevo nombre de su dinastía, que en adelante se apellidó Ramón de Barcelona

9. Ermesinda de Carcasona, tras la muerte de su marido, el conde Borrell, ejerció la regencia del condado de Barcelona por ser menor su hijo y sucesor, Berenguer Ramón I. Las relaciones entre madre e hijo fueron tormentosas y estuvieron plagadas de conflictos. La condesa Ermesinda tuvo un gran protagonismo, también, en la vida de su nieto, el conde Berenguer Ramón I, al que empujó a repudiar a Blanca de Narbona para raptar a Almodis de la Marca, vizcondesa de Marsella y esposa de Pons Guillaume de Tolosa.
10. Se empezaba a hablar de preparar una cruzada a Levante donde se conquistarían nuevos territorios, y el conde de Barcelona aspiraba a obtener el título de Duque cuya heredera era Almodis, de ese modo podría participar en la cruzada como miembro de la nobleza imperial. Aunque finalmente logró casarse con Almodís, la estrategia de Ramón Berenguer I fracasó, pues el heredero del título resultó ser Ramón de Saint Gilles, hijo del primer matrimonio de Almodís y cabeza de la dinastía de los Baltho, Baux o Bas

11. El nieto de Almodís de la Marca, Ramón Berenguer III de Barcelona, se casó con Dulce de Provenza, Duquesa de Gothia. Con la condesa Dulce llegaron a Barcelona la lengua lemosina. A la muerte de la condesa Dulce, el Condado de Provenza fue heredado por su hijo mayor, Berenguer Ramón. El segundo hijo de la condesa Dulce, Ramón Berenguer IV de Barcelona, heredó de su padre los condados de Barcelona, Gerona y Osona …., en el año 1131

12. Tres años más tarde, en 1134, murió el rey de Aragón, Alfonso I el Conquistador. Su testamento revolucionó la Cristiandad. Había dejado los Reinos de Aragón y de Pamplona a las ordenes del Santo Sepulcro, el Hospital de San Juan de Jerusalén y el Temple. El conde de Barcelona, Ramón Berenguer IV, aprovechando la oferta del nuevo rey de Aragón, Ramiro II, aceptó ejercer la Regencia de Aragón y casarse con la heredera, la princesa Petronila , una niña de dos años. Sin la menor duda, Ramón Berenguer IV de Barcelona era la persona más apta para solucionar los graves problemas de Aragón Podía negociar con las ordenes de caballería por ser hijo de Templario y con el Papa, Calixto II, por estar casada su hermana, la reina Berenguela, con el sobrino del pontífice, el emperador Alfonso VII de Castilla

13. Para alcanzar su propósito, Ramón Berenguer IV tuvo que reconocer en las capitulaciones matrimoniales que los condados del Rosellón y de Cerdeña pertenecían a los Sancho, dinastía reinante en Aragón. Todos los pactos establecidos en las capitulaciones entre el rey de Aragón y el conde de Barcelona son claros, sujetos al derecho de la época y poco interpretables, a pesar de las especulaciones de muchos cronistas, sólo achacables a su ignorancia jurídica. Según los mismos, el rey de Aragón era Ramiro II y la única heredera su hija Petronila. El conde Ramón Berenguer IV de Barcelona ejercería la regencia del reino en nombre de su suegro y a la muerte de éste en nombre de su esposa En aplicación de la ley sálica vigente en Aragón, las mujeres no gobernaban, pero sí transmitían los derechos. Por tanto, Petronila transmitió los derechos reales de su padre, el rey Ramiro, a su hijo, el rey Alfonso II de Aragón. Ramón Berenguer IV sólo tendría derecho a ceñirse la Corona de Aragón en caso de no engendrar sucesor y sobrevivir a la reina Petronila. No hubo lugar. El conde de Barcelona se casó con la heredera de Aragón en 1150 y tuvieron cinco hijos, de los que cuatro les sobrevivieron

14. Sobre el título de príncipe otorgado a Ramón Berenguer IV de Barcelona por el rey Ramiro II de Aragón. Su denominación exacta era Príncipe de Aragón y fue creado para ser la dignidad ostentada por los consortes de las reinas de Aragón. Nada tenía que ver con la Marca Hispánica ni con el Condado de Barcelona. Dicho título aragonés no convertía al Condado en Principado, ni mucho menos Y, desde luego, a nadie se le ocurrió entonces denominar Principado a los Condados de la Marca Hispánica Entre otras cosas porque habría molestado muchísimo al rey de Francia, de quien eran vasallos, y al resto de administradores condales, exactamente igual de condes que Ramón Berenguer IV. Así puede leerse todavía en el cenotafio que la Orden del Santo Sepulcro erigió a Ramón Berenguer IV en el monasterio de Ripoll

15. Las cosas ya estaban bastante mal con Francia sin necesidad de complicarlas más. En 1152, un año y medio después de la boda de Ramón Berenguer IV con Petronila de Aragón se produjo el esperpéntico divorcio de Leonor de Aquitania y el rey Luís VII de Francia. Dos meses después, la brava Leonor cometió la acción que más podía fastidiar a su ex-marido: se casó con el rey Enrique II de Inglaterra. Aquella boda dio un vuelco espectacular al mapa de Francia y redujo las propiedades del rey francés a menos de la mitad. Aquitania, aunque nominalmente vasalla del rey de Francia, era gobernada por el rey de Inglaterra. El Condado de Toulouse, feudo francés, se había quedado descolgado, a merced de los Aquitanos. Ramón Berenguer IV de Barcelona, que a consecuencia de la muerte de su hermano mayor ejercía la regencia provenzal en nombre de su sobrino, Ramón Berenguer III de Provenza, había iniciado un acercamiento al Imperio, enemigo de la Corona de Aragón. Ello le había reportado la ayuda de los Ginoveses de Borgoña para conquistar Lérida y Tortosa, Para que el rey de Francia no tuviera dominio de las nuevas conquistas, les concedió el titulo de Marquesados de ese modo, las tierras conquistadas eran asignadas al Reino de Aragón. Crecido con estas victorias, el conde de Barcelona vio en la debilidad del rey de Francia la ocasión de liberar sus feudos del dominio francés. Se convirtió en el amigo y el mayor aliado del rey Enrique II Plantagenet-Anjou, soberano de Inglaterra. La estrategia del rey de Inglaterra y del regente de Aragón era clara:Dominar el Sur de Francia y restaurar el antiguo Reino de Aquitania para independizar los feudos occitanos e hispánicos del dominio francés. La muerte impidió a Ramón Berenguer IV de Barcelona alcanzar sus propósitos El regente de Aragón falleció el año 1162 en Borgo San Dalmazzio, en el Ginebresado, cuando se dirigía a Turín para entrevistarse con el emperador Federico II. Sólo hacía cinco años que había muerto su suegro, el rey Ramiro II de Aragón.

16. Su viuda, la reina Petronila, en un gesto poco reconocido por los historiadores, se hizo cargo del gobierno en el Reino de Aragón y en el Condado de Barcelona hasta que su primogénito, Alfonso, cumplió la edad legal para gobernar. En 1164, Petronila abdicó como reina de Aragón y condesa de Barcelona en su hijo, Alfonso II, apodado el Casto. Dadas las contradictorias exigencias de los testamentos paternos sobre el nombre que debía llevar su dinastía, Alfonso II renunció a las anteriores denominaciones, Sancha o Ramona, e instituyó el apellido Aragón como nuevo nombre de sus descendientes y herederos. Poco después, Alfonso II heredó de su primo, Ramón Berenguer III de Provenza, sus posesiones. Alfonso II

17. Ninguna unión se había producido entre el Condado de Barcelona y el Reino de Aragón, por la sencilla razón de que era jurídicamente imposible. Los reyes de Aragón eran soberanos mientras los condes de Barcelona eran vasallos feudales del rey de Francia. La incómoda situación de ser monarca soberano, y al mismo tiempo vasallo de un rey vecino, fue heredada por Pedro II de Aragón. Como soberano aragonés era vasallo de la Iglesia de Roma, pues sus antepasados le habían enfeudado el reino a cambio de la investidura. Pertenecían, por tanto, a la facción güelfa que se enfrentaba a los gibelinos imperiales por el Dominiun Mundi. Pero como conde de Barcelona, Pedro II era vasallo del rey de Francia.

18. La herencia no era envidiable pues la Iglesia lanzaría una cruzada contra los Cataros por practicar su antigua religión arriana, a la que se llamó Cátara. En un principio, el rey Pedro II apoyó a la Iglesia Romana en el conflicto, llegando a recibir el sobrenombre de el Católico debido a su participación en la Batalla de las Navas de Tolosa. Pero, inesperadamente, el rey de Francia se unió al Papado para liderar la cruzada contra los Cátharos. Bien mirado, era el único medio que tenía para derrotar al rey de Aragón, aliado del rey de Inglaterra, y comenzar a recuperar sus feudos aquitanos. La cruzada fue salvaje, sobre todo en Beziers y Carcasona, por lo que Don Pedro no tuvo más remedio que acudir en auxilio de su hermano y vasallo, Alfonso II de Provenza, y de su cuñado, Raimundo VII de Tolosa.

19. El rey Pedro intentó por todos los medios evitar la lucha. Para ello, incluso, comprometió a su hijo, Jaime, el heredero de Aragón, con la hija del caudillo de la cruzada, Simón de Monfort. El príncipe Jaime, de sólo tres años, quedó como rehén en la fortaleza de Carcasona hasta alcanzar la edad de cumplir el pacto, sin embargo, una vez tuvo en su poder a Don Jaime, Simón de Monfort no cumplió lo acordado y se dispuso a atacar. Al rey Pedro II de Aragón no le quedó otro remedio que pelear. Reunió a sus leales y se preparó para la batalla. Murió al frente de sus tropas en Muret. El papa lo había excomulgado por apoyar a los Cátaros por lo que fue enterrado en el Monasterio de Sigena, fuera de suelo sagrado

20. El rey de Francia se había salido con la suya. Sus posesiones anteriores y posteriores a la Cruzada hablan con mas elocuencia que cualquier argumento. Los Cátaros habían sido derrotados, ya no existían motivos para retener al rey de Aragón. El papa ordenó que liberaran a Don Jaime y que quedase bajo la tutoría de los Templarios en Monzón. El rey tenía seis años.
Jaime I el Conquistador volcó los mayores esfuerzos de su reinado en conquistar los reinos de Mallorca y de Valencia a los musulmanes, pero su gran problema fue Provenza. La muerte sin herederos varones de su primo, Ramón V de Provenza, abrió un problema sucesorio de incalculables consecuencias, germen de las posteriores luchas entre franceses y aragoneses por las posesiones italianas. Los matrimonios de las cuatro hijas de Ramón Berenguer V de Provenza excluían al rey Jaime I de Aragón de la sucesión provenzal. La apropiación de Provenza por parte de Carlos de Anjou, marido de Beatriz de Provenza, obligó a los reyes de Francia y de Aragón a establecer un acuerdo por el que quedaran claros los derechos sobre sus posesiones. Lo firmaron en Corbeil el día 11 de mayo de 1258. En virtud del acuerdo, Jaime I obtuvo todos los feudos de la Marca Hispánica situados al Sur de los Pirineos y el rey de Francia todos los del Norte.
El Condado de Barcelona había dejado de ser un feudo del rey de Francia para convertirse en un feudo de los reyes de Aragón. Con el nuevo orden y la conquista de Mallorca y Valencia, se iniciaba un periodo histórico que llevaría a la constitución de la Corona de Aragón

Visitant

  • Visitant
Re:20 pasos para entender nuestra historia
« Respondre #1 el: Octubre 07, 2015, 06:33:16 pm »
 
Después de toda esta lección de historia catalana, ¿Ha entendido alguien algo sobre la historia de Cataluña? Me da la sensación que a más de uno se le ha quedado cara de sorpresa. Enric, estoy sordo o es que te has quedado mudo. Pregunta a tu jefe Cucurull que es lo que tienes que contestar, aunque yo ya lo se, no se diferencia mucho de todo esto:

"genocidas hidrofóbicos, cultura milenaria, purria anticatalana, molt honorable, nuestro líder, pedo, caca, pis..."

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal