Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: ¡Basta de hacer el ridículo!  (Llegit 1130 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Roger

  • Visitant
¡Basta de hacer el ridículo!
« el: Agost 29, 2017, 09:39:35 am »
Creo que ya es hora de que la sociedad catalana honrada, la que se levanta a las 6 de la mañana para trabajar, la ajena a los partidos políticos... comience a despertar y demos una patada en el culo a esa cuadrilla de delincuentes que nos mandan y mangonean.
Lo más duro no es que estén malversando el dinero de todos los catalanes, o que estén endeudando eternamente a las próximas generaciones..., lo más duro es que estamos haciendo el mayor de los ridículos a escala mundial. De una Cataluña modélica, culta y cosmopolita, abierta y agradable al mundo, hemos pasado a convertirnos por culpa de unos cuantos mamelucos ladrones seguidos por una borregada adoctrinada, en una Cataluña paleta, inculta, prepotente y ridícula, ¡muy ridícula!

Raul

  • Visitant
Re:¡Basta de hacer el ridículo!
« Respondre #1 el: Agost 29, 2017, 04:16:50 pm »
por: Santos Santamaría


MANIFESTACION EN BARCELONA

Soy español, soy catalán soy barcelonés y soy víctima del terrorismo. Perdí a un hijo, Mosso d'Esquadra, en un cobarde atentado.
He asistido a muchas manifestaciones en contra del terrorismo durante más de 17 años. La última en mi ciudad. Nunca me he sentido tan despreciado, dolido y avergonzado como esta vez en la que unos conciudadanos míos exhibieron su más rastrera versión ante el mundo al convertir un acto de solidaridad ciudadana en contra del terrorismo en una payasada orquestada de motivación política. Puedo asegurar que estos días he hablado con muchas víctimas de este atentado (34 nacionalidades) por mi condición dentro de la ACVOT. El sentimiento es unánime. Estupor y vergüenza. No entienden nada.
Nunca hubiera creído que el "seny" de mis conciudadanos permitiera mezclar el tocino con la velocidad....o el culo con las témporas. Se han retratado bien ante la opinión mundial..!!

Un pena.

Visitant

  • Visitant
Más ridículo ¡NO! por favor
« Respondre #2 el: Agost 31, 2017, 01:21:16 am »
 ¿Ya se ha enterado del ridículo que hizo Puigdemont en Roma?


El president fanàtic es resisteix a entrar a l’ambaixada espanyola per la festa del cardenal Omella.

Martes 27 de junio. Faltan unas horas para que el Papa Francisco cree cardenal al obispo de Barcelona, Juan José Omella, y nadie de la Generalitat ha llamado al Gobierno para decir que se unen a la delegación española que acompañará al cardenal. Però finalment algú truca:

– Sí, escolti, que mañana iremos con ustedes. Puigdemont, Vendrell d’Afers Religiosos y Meritxell Borràs, consellera de Relacions Institucionals.
– Bien, podía haberlo dicho antes. En cualquier caso, bienvenidos. ¿Vienen con la delegación española, eh?
– Sí, claro, faltaría más. Sobre todo no se vayan sin nosotros, nos vemos en Roma.

Al día siguiente todos los obispos de las diócesis catalanas están en la embajada de España junto a la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, el delegado Enric Millo y demás representación oficial. Es hora de irse y de la Gene no ha llegado nadie. Pasa media hora y aparecen Vendrell y Borràs justo para hacerse la foto; Puigdemont espera fuera, en la plaza de España, porque no desea entrar en la embajada y subirse al coche. Los obispos lo miran incrédulos, y cuando le llaman para encochar, el president no votat no té més remei que entrar a l’ambaixada d’Espanya passant sota la senyera de tots. Algún funcionario sonríe.

Puigdemont i els funcionaris de la Gene no van en el primer cotxe amb la sra. Vicepresidenta; no van en el 2n cotxe amb el sr. Millo. Van al Vaticà en el 3er cotxe, callats i mirant al cel. Llegan al Vaticano, y Puigdemont no ve la ceremonia en primera fila, sino unos bancos más atrás. No vol estar amb “espanya”.

Omella ya es cardenal y la comitiva regresa a la plaza de España para celebrarlo con un convite que ofrece el embajador. Puigdemont manda al chófer que se detenga justo antes de acceder al recinto español, se apea del vehículo con los otros 2 llepaires, no entra en la embajada y se pierde por las calles de Roma.

Hora del convite en la embajada. Puigdemont i amics no apareixen… sí, tot just abans de començar per fi fan acte de presència y se sientan con el resto de invitados para festejar el acontecimiento. Todos están felices menos los nacionalistas, con caras largas y mirando al techo. Acaba la cena y la vicepresidenta se levanta para dar un discurso, al que responde el homenajeado cardenal. A Puigdemont no le corresponde hablar y se va indignado porque nadie le ha hecho caso.

El jueves se celebra en la plaza de San Pedro una misa de acción de gracias. Puigdemont no aparece; en su lugar se presenta Vendrell con un hombre que dice ser “delegat de la Generalitat a Roma” i una altra persona. Nadie ha avisado, no están acreditados y no pueden entrar con la delegación española. Quina vergonya.

Pues esto es lo que ha pasado. Omella ya es cardenal. El Papa le ha dicho que “Jesús camina delante de vosotros y os pide que lo sigáis con decisión en su camino. Os llama a mirar la realidad, a no distraeros por otros intereses, por otras perspectivas“. Puigdemont, convencido de que es él quien camina delante de lanació para conducirla a Catadisney, ha fet el ridícul i ens ha deixat en ridícul a tots els catalans. En el Vaticano se preguntan quién es ese español tan serio y maleducado.

Gràcies Puigdemont, president fanàtic. De ridículo en ridículo hasta el esperpento final.

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal