Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: Opinión muy interesante: "Mentir contra Franco"  (Llegit 945 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Visitant

  • Visitant
Opinión muy interesante: "Mentir contra Franco"
« el: Febrer 29, 2016, 03:30:25 pm »
MENTIR CONTRA FRANCO

En España, a partir de un determinado momento, se empezó a atacar al franquismo, muerto ya Franco, desde la mentira, la ideología, el oportunismo, la partidocracia corrupta, el comunismo más o menos resentido, con mentiras (piensen que Felipe González- PSOE se refería a Franco, en los años 80 del pasado siglo, como ‘el anterior Jefe del Estado’ (sic) y con mucho respeto). Y que el PSOE antes del 1982 y de 1986 apenas criticó al Régimen, conscientes de que muchos franquistas y ex franquistas les votaban. Y hasta el PCE guardó silencio tras la Reconciliación Nacional d 1977.

Luego con deliberación y obscuras intenciones se ha intentado y logrado enfangar tergiversando toda la Historia española del siglos XX y nos han instalado en el Reino de la Mentira.

...   Guzmán de León

En el caos intelectual, ético y moral en que se halla España tiene bastante que ver esa GRAN MENTIRA que los que nunca lucharon contra Franco – algunos incluso hijos de destacados franquista –, para ‘hacer méritos’ políticos ANTIFRANQUISTAS, han expandido y propagado acerca del Régimen de Franco.

Ese encanallamiento intelectual, ético, -y lo digo no habiendo sido franquista en mi juventud, ni en vida de Franco-, ha hecho un daño profundo a España y a la Verdad. [Pío Moa coincide conmigo en esto].

Todas las series de TV, a partir de los años 90 y más en el siglo XXI, muchos libros, comenten el crimen contra la verdad de presentar como general y de todo el pueblo lo que era sólo de una minoría comunista concienciada. De presentar a toda España como ‘en lucha’ incesante contra el Régimen desde 1940 hasta 1975.
Falso. Mentira.

Y no digamos de su obra. CC AA ha habido que se han limitado a cambiar de nombre a las Residencias y Hospitales de la Seguridad Social de la época de Franco –repintar la fachada– y pretender hace ver que las han hecho ellos, la Comunidad Autónoma o el Ayuntamiento respectivo. ¡Mentira podrida!

¡Están dislocando completamente la Historia! Incluida RTVE y TVE.
Es como si ahora, a conveniencia, los alemanes reescribieran la Historia pretendiendo hacernos creer que todo el pueblo alemán estuvo contra Hitler y que aquel régimen fue cosa de cuatro locos y cuatro generales NAZIS. Cuando todo sabemos que es mentira. Que fue al revés….

España va así, de mentira en mentira –instalada en el Reino de la Mentira– y cavando su propia tumba como Nación. Y como Estado Unido.

Cesc

  • Visitant
Re:Opinión muy interesante: "Mentir contra Franco"
« Respondre #1 el: Febrer 29, 2016, 04:05:44 pm »
Os dejo aquí otra opinión que he encontrado

Derechos lingüísticos en Cataluña                                      por ...................Sonia Sierra y Mercè Vilarrubias

¿Alguien se imagina que en Gales o en Escocia todos los alumnos de educación infantil no recibieran ni una hora en inglés, solo dos en primaria y tres en secundaria? Pues bien, eso es exactamente lo que ocurre en Cataluña: los alumnos toman todas las clases en catalán su primeros años escolares –a veces introducen alguna hora de inglés pero jamás ninguna en español-; y el resto de su educación obligatoria todas en catalán excepto dos o tres en español y en inglés, pese a que la lengua de la mayoría de la población catalana es el español.

Según el Instituto de Estadística de Cataluña (2008), el 55% de la población tiene el español como lengua materna; el 31,6%, el catalán; el 3,8, ambas y el 9,6 restante, otras lenguas. Si tenemos en cuenta que, según la UNESCO, más de 1.500 estudios avalan la importancia de la enseñanza en lengua materna, especialmente la lectoescritura, y de que se trata de un derecho reconocido por esta organización así como por UNICEF, parece evidente que en esta región de España no se respetan los derechos de los niños en materia lingüística. En este artículo vamos a intentar desgranar qué mecanismos utiliza el poder para mantener una situación a todas luces injusta.

En primer lugar, la Generalitat de Cataluña se ha encargado de hacer desaparecer el concepto “lengua materna”. En los años 70 y 80, desde el nacionalismo y los partidos de izquierda catalanes se reivindicaba el derecho a estudiar en lengua materna ya que durante la mayor parte del franquismo el catalán fue erradicado de las escuelas. Se estaba pidiendo, pues, poder estudiar en catalán y se argumentaba certeramente con la importancia de la lengua materna en el desarrollo cognitivo de los alumnos. Estas razones, sin embargo, desaparecieron al implantar la inmersión lingüística (la obligación del catalán como única lengua vehicular y en la que se imparten todas las materias excepto lengua española y algún idioma extranjero) así como también se erradicó el concepto que ya es imposible de encontrar en ningún formulario o encuesta oficial. Llama poderosamente la atención que aquellos mismos que hace años reivindicaban, con toda razón, la importancia de recibir educación en lengua materna no solo hayan olvidado sus antiguos argumentos sino que hayan hecho, además, desaparecer el concepto.

En segundo lugar, para defender el “éxito” de este modelo monolingüe en una sociedad bilingüe en el que, además, la lengua vehicular es una lengua regional que no es, además, la mayoritaria dentro de la población catalana –no hay precedente de nada similar en los países de nuestro entorno- se aluden a todo tipo de exámenes para acabar sentenciando que el nivel de lengua española de los alumnos catalanes está por encima de la media del resto de España. De entrada, resulta bastante difícil de creer que los alumnos catalanes superen con dos o tres horas a la semana lo que el resto de españoles consiguen con unas 20 horas. De ser esto cierto, estaríamos ante un gran fenómeno: unos alumnos especialmente brillantes y un profesorado con una capacidad didáctica y pedagógica que merecerían estudios de todo tipo por parte de la comunidad científica internacional.

Veamos qué sucede, en realidad, con estos estudios que avalan el “modelo de éxito” catalán. En primer lugar, el Gobierno catalán alude a los estudios PISA. De entrada, comentar que, en general, España obtiene unos resultados bastante malos así que estar un poco por encima de la media no significa ningún éxito. Pero es que, además, el ex responsable de PISA reconoció en el Parlamento catalán que en esta comunidad los exámenes de PISA siempre se habían hecho en catalán y nunca en español y que, además, se excluye de estos exámenes a los alumnos que no dominan el catalán (3,73%).

Los políticos catalanes hacen referencia también a las Evaluaciones Generales de Diagnóstico pero, dado que en España las competencias en educación están transferidas a las diferentes Comunidades, son estas las encargadas de elaborar los exámenes por lo que no son homologables entre ellos. Añadir además que, aunque lo fueran, tanto los exámenes de PISA como estos no evalúan los conocimientos lingüísticos sino tan solo una destreza concreta, la comprensión lectora y, en el caso de las Evaluaciones Generales de Diagnóstico, además, la expresión escrita con una pequeña redacción de entre 10 y 15 líneas para los alumnos de 15 y 16 años en la que la ortografía tan solo supone un punto sobre 40. No hace falta ser especialista en lenguas para darse cuenta de que una prueba así es totalmente insuficiente para conocer el nivel lingüístico de un alumno. Cualquier examen oficial para obtener un certificado sobre el dominio de una lengua incluye, además de una comprensión lectora, un examen de gramática, un par de audiciones y una entrevista oral, es decir, que estos exámenes realizados suponen tan solo una cuarta parte de una evaluación sobre una lengua.

En tercer lugar, resulta inquietante que gran parte de los políticos catalanes, en concreto los pertenecientes a CiU, ERC, PSC, ICV-EUiA y CUP, hablen siempre de “modelo de éxito” cuando Cataluña es una de las regiones españolas con mayor fracaso escolar (21,8%), abandono escolar temprano y falta de estudios postobligatorios (26%). Por otra parte, el catedrático de Sociología Mariano Fernández Enguita afirma que los resultados académicos dependen más del nivel socioeconómico en Cataluña que en el resto de España. Por si todo esto fuera poco, los alumnos que tienen el español como lengua materna -que, como ya se ha señalado, son la mayoría-, obtienen peores resultados académicos que los que tienen el catalán incluso cuando se distraen los datos socioeconómicos, lo cual está en consonancia con los estudios antes aludidos por la UNESCO.

Estamos, pues, ante un modelo educativo que, lejos de ser un “modelo de éxito” -como repiten gran parte de los políticos y opinadores que participan en los medios públicos y en los generosamente subvencionados catalanes-, está dando muy malos resultados. Un sistema, además, que es el único al que puede acceder gran parte de la población. Algunos padres han intentado conseguir una educación bilingüe o, al menos, con un mayor equilibrio entre el catalán y el español y para ello se han enfrentado a largos procesos que siempre han ganado pero que el Gobierno catalán ha vuelto a impugnar –es muy fácil pleitear cuando se dispone de dinero público para sufragar los gastos- que es una manera de evitar obedecer las leyes mientras se somete a las familias, normalmente trabajadoras, a una tortura judicial. Hasta ahora, el Gobierno catalán siempre ha dicho que no estaba dispuestos a acatar ninguna de las sentencias aunque parece que esto ahora esto está cambiando. Las familias que inician esos procesos son rápidamente estigmatizadas e, incluso, se ha llegado a dar a conocer en los medios los nombres y apellidos de los menores. Sin embargo, hay padres que sí que pueden optar por otro modelo sin necesidad de enfrentarse a procedimientos penales y al estigma social: aquellos que pueden pagar a partir de 600 euros al mes en alguna escuela de élite, como por ejemplo, el actual Presidente de la Generalitat, del sr. Artur Mas (CiU) o como el anterior Presidente, el sr. José Montilla (PSC).

Ante todo lo expuesto, surgen varias preguntas: ¿por qué los políticos catalanes de tantos partidos –todos menos C’s y PP- defienden un modelo educativo que niega el derecho a la lengua materna de la mayoría de la población? ¿Por qué llaman modelo de éxito a un modelo con elevadas cifras de fracaso escolar y abandono escolar temprano? ¿Por qué mienten con respecto a los exámenes? ¿Por qué muchos de los políticos que defienden el actual modelo de inmersión obligatoria escogen para sus hijos escuelas que no lo aplican? ¿Por qué en Cataluña solo es posible obtener un nivel de español culto si se cuenta poder adquisitivo es elevado? ¿Por qué no se enseña español en la escuela infantil y tan solo dos horas en primaria y tres en secundaria si se trata de la segunda lengua más hablada del mundo?

Podemos concluir, pues, que da la impresión de que los políticos catalanes no están interesados en ofrecer a los alumnos lo mejor para su formación sino que ponen la educación al servicio de lo que ellos llaman “la construcción nacional”, es decir, que se trata, sobre todo, de una herramienta al servicio del nacionalismo. En este sentido, resulta interesante la lectura Nacionalismo y política: el caso de Cataluña (Centro de Estudios Políticos y Constitucionales, Madrid, 2006) de Thomas Jeffrey Miley, doctor en Sociología y profesor en la Universidad de Cambridge, que analiza cómo los catalanoparlantes están hiperrepresentados en el Parlamento catalán, los Ayuntamientos y la educación. Así, en Cataluña, frente al respeto al bilingüismo, se impone el monolingüismo; frente a la protección de los derechos de los niños, la imposición de una concepción nacionalista de la educación y la lengua; frente a los criterios pedagógicos, la ideología. Nosotras, por nuestra parte, mantenemos firme nuestro compromiso con el plurilingüismo y los Derechos del Niño. De todos los niños.

J. Saz

  • Visitant
Re:Opinión muy interesante: "Mentir contra Franco"
« Respondre #2 el: Febrer 29, 2016, 08:09:34 pm »
La negativa de la Generalitat a introducir una asignatura en castellano nos descubre qué politizada se encuentra la enseñanza, para ser más claro: el alumno considera el catalán su lengua en la cual aprende todos los conceptos de su vida y el castellano como una segunda o tercera lengua. Es más, la imagen de los profesores viene dada por la asignatura que imparten. ¿Qué imagen tienen de la de castellano? Mejor no preguntar.
¿Qué importancia se le da al castellano en el currículum académíco? Insisto, mejor no preguntar. Introducir una sola asignatura troncal en castellano desmonta todo un entramado mental que se ha construído que normalmente se conoce en la calle como "adoctrinamiento". De ahí la negativa acérrima de la Generalitat en introducir el castellano," la lengua del invasor".

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal