Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: Un poco más de historia verdadera  (Llegit 689 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Cesc

  • Visitant
Un poco más de historia verdadera
« el: D'agost 20, 2015, 01:39:25 p. m. »
Entrevista de la Vanguardia a Roberto Fernández, catalán nacido de Hospitalet, Rector de la Universidad de Lérida e historiador experto en la Cataluña del siglo XVIII

Roberto Fernández, acaba de publicar una obra que desmonta numerosos tópicos que el nacionalismo ha ido creando sobre 11 de septiembre de 1714

- “El ciudadano tiene derecho a una historia que le explique el pasado sin condicionantes ideológicos o políticos. (…) La historiografía catalana (…) pone la historia al servicio de la política. (…) Ferran Soldevila o Rovira y Virgili se dejan influir por la ideología dominante y contribuyen a crear mitos sobre los que se construye el nacionalismo catalán”.

- “En 1714 no todos los catalanes eran patriotas partidarios del archiduque, el Borbón también los tenía. No era una guerra de España contra Cataluña sino una guerra internacional que empezaron y acabaron los ingleses por la hegemonía del comercio esclavista”.

- “¿Qué representó el 11 de septiembre (…)? La pérdida del sistema político tradicional que Cataluña había mantenido desde los tiempos medievales. Un sistema que permitía una mayor participación de las diversas clases sociales en el gobierno de la cosa pública”. Toda Europa dejaba atrás las instituciones medievales y adoptaba el absolutismo.

- “Los diversos estudios demuestran que América nunca estuvo cerrada para los catalanes en los tiempos de los Austrias. Pero es bien cierto que en el siglo XVIII la presencia catalana aumentó considerablemente”.

- “Durante todo el siglo XVIII Cataluña se benefició de las reformas económicas de los Borbones (…) En los aspectos económicos, sociales y culturales, los gobiernos borbónicos fueron positivos antes que negativos para Cataluña”.

- “El siglo representó una gran renovación cultural en casi todos los campos intelectuales y artísticos. Fue un tiempo de creación de las Academias de Matemáticas, Buenas Letras, Ciencias y Artes o Jurisprudencia. En la Universidad de Cervera brillaron juristas de la talla de Josep Finestres y Lázaro de Dou. La Junta de Comercio creó numerosas escuelas gratuitas de Náutica, Química o Comercio para el desarrollo de la formación profesional. Hubo historiadores y pensadores económicos de la talla de Jaume Caresmar o Francesc Romà. Edificios neoclásicos o barrocos proliferaron al estilo de la Llotja o la Universidad de Cervera de la mano de afamados arquitectos como Josep Soler Faneca. La medicina vivió un momento espléndido con médicos tan reputados en la Corte como Pere Virgili o Antoni Gimbernat y la creación del Colegio de Cirugía. La pintura conoció a Antoni de Viladomat o a los hermanos Tramulles, mientras que en la vida musical la Escolanía de Montserrat albergó compositores como Antoni Soler. Y fue el tiempo del gran ilustrado catalán Antonio de Capmany”.

El nacionalismo trata a 10 generaciones de catalanes de débiles, sumisos y pusilánimes por haber callado ante la “ocupació espanyola”; es que no hay otra manera de hacer cuadrar su relato inventado con el progreso catalán desde el siglo XVIII. Es hora de superar la doctrina que ens divideix, canvia el nostre passat i insulta els nostres avis.

Algo está pasando en la Vanguardia para publicar esto.

Después de leer esto, Quillo, por favor, no insultes, simplemente contrasta y di si este señor manipula o está equivocado y donde manipula o donde está equivocado.

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal