Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: Yo, catalán de toda la vida  (Llegit 1383 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Ciudadano Adrian

  • Visitant
Yo, catalán de toda la vida
« el: De Novembre 29, 2015, 08:21:11 p. m. »
Yo, Catalán

Nací en Barcelona, soy de Rubí (a 20 km de Barcelona) desde el tercer día de mi vida. Es decir, soy catalán “de toda la vida” porque, para ser de un sitio de toda la vida, solamente hay que nacer allí y quedarse siempre. Digo esto porque en Catalunya se utiliza el término “de toda la vida” para excluir más que para indicar.

Mis padres también son catalanes porque llevan viviendo en Catalunya cincuenta años. Pero no nacieron aquí, con lo que no son “de toda la vida”, solamente “de la mayor parte de sus vidas”. Ellos no vinieron a Catalunya “para comer” como dicen por ahí; mi madre, sin ir más lejos, vivió de niña en el campo y allí comida tenían, quizá otras cosas no, pero comer… de hecho, mi madre no vino para comer mejor, porque después estuvo “sirviendo” en la casa de unos nobles y comía lo mismo que ellos, con lo cual tampoco fue para comer mejor. Después se fue a Madrid, mientras que mi padre trabajaba un año en Alemania para ahorrar para poder casarse.

Se rencontraron en Barcelona donde visitaron a unos familiares. La idea era ir a vivir a Madrid, no para comer, ni para comer mejor, sino porque allí tenían familia. Sin embargo, mi madre quería quedarse en Barcelona y así lo hicieron. En principio iban a vivir en L´Hospitalet de Llobregat, pero otro familiar se había ido a vivir a Rubí y probaron allí. De modo que mi madre eligió ser catalana, no “de toda la vida”, pero con el tiempo “de la mayoría de su vida”.

Rubí era una ciudad pequeña entonces, pero mi padre ya había oído hablar de ella en Andalucía, concretamente en Écija, cuyo ayuntamiento inició una colecta, que textualmente se llamaba “Para nuestros hermanos catalanes”, para Rubí donde había habido una increíble rierada el 25 de septiembre de 1962, La ciudad quedó arrasada y mi padre, que según dicen ahora los catalanistas “en Andalucía no tenía ni para comer”, dio lo que pudo para ayudar a sus “hermanos catalanes”, por más que entonces no los conocía y ni siquiera se imaginaba que unos años después él sería catalán, porque así lo decidió, “de casi toda la vida”.

Una vez en Catalunya tuvieron 4 hijos, 3 catalanes de toda la vida y uno que no, dado que se fue a vivir a Zaragoza y, por eso, Artur Mas ahora no cuenta con él para decidir el futuro de Catalunya, imagino que por traidor. Mis padres se manifestaron (una vez) y votaron (dos veces) a favor del Estatut de Catalunya. La primera porque no creían en la España de Franco y la segunda… la segunda quién sabe en lo que estarían pensando, porque mira que mi hermano y yo, “catalanes de toda la vida” (bueno, él hasta que se fue a Zaragoza y dejó de serlo), le dijimos que se arrepentiría y, así fue, se arrepintió.
Ahora, entre otras cosas, por la deriva de lo que ocurrió a partir de ese Estatut, se inició el proceso de Mas que enfrenta a los catalanes y tenga que oír cosas como que mis padres vinieron en un tren mandado por Franco para diluir la sangre catalana. Cosa curiosa, porque ni mis padres venían de Andalucía en ese momento y, de hecho, sus nietos no tienen sangre catalana tampoco, con lo que deben hablar de otro…

También dicen que mis padres y yo mismo somos unos colonos, lo cual es curioso porque en Catalunya los colonizados son los ricos que llevan a sus hijos a colegios de pago y tienen empresas y los colonos son los trabajadores de los colonizados, los pobres que tienen que llevar a sus hijos a colegios públicos y que, si tratan de montar un negocio, pobre de ellos que lo rotulen en castellano (idioma oficial de Catalunya, junto al catalán) porque les multan.

Hay quien también dice que no se han adaptado, que si lo hubiesen hecho hablarían catalán. La primera vez que escuché que alguien le decía a mi padre que por qué no hablaba catalán fue una de mis profesoras. Mi padre le respondió que cuando llegó a Catalunya tuvo que trabajar 12, 14 o 16 horas cada día y que nunca uno de sus jefes catalanes le dijo que trabajara dos horas menos y que fuese a aprender catalán. A lo que la profesora le contestó que era verdad, que en esa época había que trabajar mucho. A lo que mi padre anadió “Sí, para que los catalanes puedan dar estudios a sus hijos para que estudien y acaben siendo profesoras que preguntan a la gente como yo que por qué no he aprendido catalán”.

Luego está el tema del acento. Mis padres ya casi no tienen acento andaluz, pero mi padre sigue diciendo que los andaluces no es que hablen mal el castellano, sino que hablan el andaluz perfecto. Aún y así, una de las premisas de los independentistas es tratar de reírse de su acento, como si los catalanes no lo tuvieran o como dijo Artur Mas “Los niños catalanes hablan perfectamente castellano, no como los andaluces que no se les entiende”. Los hijos de Mas no tienen acento porque sus padres les pagan un colegio donde se estudia en castellano, catalán e ingles, sin embargo, cuando Albert Rivera explicó que su proyecto lingüista era en las tres lenguas, Artur Mas dijo que era una tontería, porque Mas no quiere para los hijos de los demás lo que tiene el suyo.

Así que yo “catalán de toda la vida” porque nací en Catalunya y nunca me he ido, que estoy muy feliz de conocer dos idiomas, dos culturas y de amar al pueblo donde nací y al que vieron nacer a mis padres, decidí ayudar a que en mi tierra todos tuviéramos los mismos privilegios y los mismos deberes y entré en la familia de Ciudadanos, viendo como amigos, también de “toda la vida”, dejaban de serlo porque para ellos soy un traidor y ya me dirán… ¿Traidor? ¿Por qué? Si yo, que soy “catalán de toda la vida” porque nací y aún no me he ido de Catalunya y español “de toda la vida” por el mismo motivo, soy lo mismo que siempre fui. Sin embargo, estos amigos que fueron y ya no lo son, antes no eran independentistas y ahora sí. Yo siempre seré el mismo, sé donde estoy y de donde vengo, mis padres no vinieron a Catalunya para comer, ni para diluir la sangre, ni yo soy un traidor por ser lo que siempre fui, porque precisamente un traidor es todo lo contrario.

Y, por cierto, mis padres que ya no tienen que trabajar, que ya tienen para comer lo que les queda de vida, han decidido quedarse en Catalunya, ser catalanes “de casi toda la vida” para siempre porque, amando a Andalucía tanto como el primer día, ellos ya son de aquí y esta es ahora su tierra.

Catalunya és la nostra terra, Espanya és el nostre país i Europa és el nostre futur.

por Ciudadano Adrian

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal