Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: Oposición vecinal al complejo surfero de Montgat  (Llegit 1718 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Desconnectat Admin

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Missatges: 1001
  • Karma: +0/-0
  • Informació Local
    • Veure Perfil
Oposición vecinal al complejo surfero de Montgat
« el: Agost 26, 2017, 08:05:31 am »
El Ayuntamiento opta por una consulta ciudadana ante la presión de la plataforma contraria a la instalación de un Wavegarden
FEDE CEDÓ, Maresme

El proyecto Wavegarden, que prevé instalar el año que viene en Montgat un gran complejo de olas artificiales para la práctica del surf y que dispondrá de una laguna artificial de 15.000 m3 dentro de un recinto de 48.500 m2, ha provocado un contundente movimiento de protesta entre los vecinos. Muchos de ellos, agrupados en la Plataforma Salvem Montgat, se oponen a la iniciativa al considerar que el parque acuático destruirá el último corredor verde de la población. En la misma línea, entienden que los 150.000 visitantes al año que podrían acudir a la nueva instalación saturarían la pequeña y tranquila población del Maresme.

La alcaldesa de Montgat, Rosa Funtané (ERC), explica que cuando se presentó el Wavegarden en un acto abierto al público, admitió que “era un proyecto con muy buena pinta”, ya que podía ser el detonante que precisa el municipio para propiciar una nueva dinámica turística que contribuya a dar a conocer los atractivos del territorio “que son muchos”. En el mundo sólo existen dos instalaciones similares.


Un campeonato de surt en el Wavegarden de Gales

El gobierno municipal, falto de este tipo de impulsos dinamizadores –el pueblo no cuenta ni con un hotel– en un primer momento planteó el Wavegarden como el gran proyecto de la legislatura. Mucho más si al final se materializa la aspiración de que el surf sea nuevo deporte olímpico en el 2020.

Pese a lo atractivo de una iniciativa que originaría unos 50 puestos de trabajo directos y ante la oposición de una parte de los vecinos, Funtané es tajante en que “el proyecto debe ajustarse a la ley”, aunque también advierte de la ilegalidad que supondría impedir los trámites administrativos. “Es una iniciativa privada en unos terrenos privados” recuerda. A falta de la modificación del nuevo planeamiento urbanístico para reordenar la zona, “ahora mismo se permitirían los usos deportivos” recuerda, pero también incide en que “es preciso evaluar el proyecto en toda su dimensión”.

El proyecto debe ajustarse a la ley, pero tampoco sería legal impedir los trámites administrativos. Es una iniciativa privada en unos terrenos privados

ROSA FUNTANÉ
Alcaldesa de Montgat


La propiedad de los terrenos, ubicados muy cerca de las carreteras B-20 y N-II, recae en la Fundació Montcelimar, adscrita a la Universitat de Barcelona, que ha arrendado el terreno a la promotora del complejo por 40 años. Precisamente uno de los argumentos de la Plataforma Salvem Montgat para oponerse a la iniciativa es que en los estatutos de la entidad confirman que “los usos de los terrenos deben tener un uso docente relacionado con la universidad”, lo que entienden no se adecua al proyecto privado. En cambio, fuentes de la universidad aseguran que el Wavegarden podría encajar perfectamente en su proyecto deportivo.

El anteproyecto, en la actualidad, se encuentra en fase de estudio en las consellerias de Medi Ambient y Territori i Sostenibilitat de la Generalitat. Una vez emitan las conclusiones, el Consistorio procederá a constituir una “comisión informativa especial” con todos los grupos políticos municipales. En caso de que la resolución municipal sea negativa “no habrá Wavegarden”, sentencia Fontanet.


Una muestra de la tecnología Wavegarden con olas de hasta 1,70 metros

Si por el contrario, el parecer de la mayoría política en Montgat es favorable a la instalación del gran complejo surfero, la alcaldesa mantiene que el proyecto deberá superar otro filtro. La última palabra la tendrán los vecinos del pueblo “con una consulta popular”. Funtané, antes deja a criterio de los servicios jurídicos la posibilidad que los promotores insistieran en construir el Wavegarden si, como parece, cumplen con todos los requisitos legales adaptándose a la nueva ordenación urbanística. Un extremo que no contempla la empresa, que caso de ser rechazada no descarta buscar otra ubicación.

Por su parte, la plataforma opositora al proyecto discrepa de los argumentos que sitúan el parque de surf como un gran atractivo turístico. Entienden que la instalación no cuenta con ningún tipo de alojamiento, ni será un espacio de ocio nocturno, por lo que mantendrá una actividad puramente deportiva que incidirá muy poco en la economía del pueblo.

Los vecinos que se oponen al proyecto esgrimen que destruirá un entorno natural y que consumirá un millón y medio de litros de agua dulce al año

Los vecinos que se oponen al proyecto denuncian que el consumo de agua dulce de la instalación es desproporcionado. Está previsto que gaste más de un millón y medio de litros anuales, lo que creen podría afectar negativamente al suministro de la población y a los pozos de agua freática de la zona. Otros inciden en que el complejo de surf, pese a no disponer de una estructura turística, generará una intensa contaminación acústica.

Pero el razonamiento más incisivo pasa por la gentrificación “que alteraría el actual modelo de pueblo”. Montgat es una pequeña población que no supera los 12.000 habitantes, un municipio que aún no está afectado por la invasión turística. Por otro lado, también consideran que la gran laguna “destruirá un entorno natural de 45.000 m2”, lo que vienen a definir como “el último corredor verde entre Montgat y El Masnou.


La alcaldesa de Montgat, Rosa Funtané, durante la presentación del Wavegarden (Fede Cedó)
/La Vanguardia

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal