Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle información relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Autor Tema: Tres consejeros de CiU rompen la disciplina de voto en el Consell Comarcal  (Llegit 1068 cops)

0 Usuaris i 1 Visitant estan veient aquest tema.

Desconnectat Admin

  • Administrator
  • Hero Member
  • *****
  • Missatges: 920
  • Karma: +0/-0
  • Informació Local
    • Veure Perfil
Se abstuvieron en la elección del nuevo presidente, Josep Triadó, como medida de protesta contra la actual dirección comarcal
 
FEDE CEDÓ, Mataró

El nombramiento del nuevo presidente del Consell Comarcal del Maresme (CCM), Josep Triadó, será recordado como uno de los más convulsos de la historia política de la comarca, a causa de la fractura interna de PDeCAT, que se ensancha a cada paso con las constantes disputas entre las dos fracciones que en su día presentaron candidatura a la dirección comarcal. Tres de los consejeros –de la candidatura perdedora- decidieron abstenerse en la votación que debía proclamar en primera instancia, presidente del ente comarcal al alcalde Premià de Dalt.

La alcaldesa de Sant Pol de Mar, Montserrat Garrido; el alcalde de Cabrera de Mar, Jordi Mir y el exalcalde de Montgat, Francesc Garcia Arrocha, decidieron ayer mostrar su descontento con la elección del presidente que relevará al dimitido Miquel Àngel Martínez a raíz de la crisis surgida por una grabación que le incrimina en prácticas irregulares en su municipio, Sant Vicenç de Montalt. Garrido, inicialmente fue propuesta para el cargo pero, según la dirección comarcal, resultó no ser la candidata que aglutinaba el mayor consenso.

Plenario del Consell Comarcal del Maresme, presidido por el nuevo presidente, Josep Triadó (CCM)

El recrudecimiento de la crisis interna de PDeCAT, que ayer tuvo su punto álgido con el voto de abstención en primera ronda de tres consejeros del partido, para el presidente comarcal es una “pataleta de Montserrat Garrido, que pensaba que podría llegar a ser presidenta del CCM y se enfadó cuando no lo fue”. Bosch se declara harto de “actitudes infantiles” como las llamadas para presionar a militantes y alcaldes para que apoyen una candidatura que nunca se llegó a elaborar, una actitud que considera tiene “un punto de mezquindad”.

Ayer, en primera votación, Josep Triadó recibió el voto de 13 concejales de CiU, PSC y PP, ante los 12 del candidato de ERC, Josep Maria Molins, apoyado por los votos de ERC, CUP e ICV. Los tres consejeros de CiU citados, se abstuvieron y los dos de Ciutadans votaron en blanco. En segunda votación, Triadó obtuvo 16 votos. El nuevo presidente, manifestó que mantendrá abierto el diálogo y la hoja de ruta de las tres “S”: solidaridad, sostenibilidad y solvencia, líneas estratégicas de la institución.

Montserrat Garrido, alcaldesa de Sant Pol de Mar (Aj. Sant Pol)
Desde la ejecutiva comarcal de PDeCAT, Carles Bosch lamenta que los tres consejeros díscolos “hayan puesto en peligro el pacto del Consell Comarcal” que mantienen con el PSC, puesto que, al detectar la discrepancia, surgió de la nada un candidato de ERC –que previamente había manifestado la voluntad de abstenerse- pero que finalmente intentó sumar apoyos con los representantes de la CUP e ICV, sin conseguirlo. Bosch asegura que lo primero que hizo la ejecutiva fue comunicarle a Garrido que no sería presidenta del CCM.

“Hemos querido dar un toque de atención” explicó Montserrat Garrido, al considerar que durante la tramitación para consensuar el relevo presidencial “no se ha respetado a las personas”. La alcaldesa de Sant Pol se refiere al rechazo de su candidatura para ser presidenta del Consell Comarcal. “No tenemos nada contra Josep Triadó –insistió- pero no aceptamos las formas de la ejecutiva comarcal” que dirige Carles Bosch. Para la edil “no sólo no me han pedido disculpas, sino que han tergiversado los hechos faltando a la verdad”.

Candidatura PDeCAT del Maresme liderada por Jordi Mir (PDeCAT)

“La dirección nacional de PDeCAT estaba informada de nuestra acción” aseguró Garrido, que espera que la suya se entienda como una forma de protesta contra la ejecutiva comarcal “que aún no han tenido la decencia ni de llamarme” para comunicarle que no sería la candidata a la presidencia “pese a que me lo habían prometido, sin yo pedirlo”. Los díscolos también acusan a Carles Bosch de desobedecer los mandatos de la dirección nacional y “convocar una rueda de prensa sin antes esclarecer la polémica”.

Garrido defiende que los argumentos sobre que su candidatura fuera de menor consenso “son falsedades” ya que ella misma se ha encargado de comprobar que contaba con el apoyo de una mayoría de consejeros. Con el cambio de candidato, critica que “no se me pidieran disculpas y encima emitieran un comunicado cargado de falsedades”. La alcaldesa, en nombre de los concejales que en su día firmaron un comunicado interno para mostrar su discrepancia, lamenta que “si quien debe recoser las heridas y promover la cohesión interna, es quien provoca cada vez mayor daño” esta pueda ser la fórmula más óptima.

La primera crítica ajena a las del grupo comarcal de CiU surgió del portavoz del PP en el CCM, José Manuel López, quien lamentó la “incongruencia que un tema local, de Sant Vicenç de Montalt” tenga tal repercusión en el estamento comarcal y no en el municipio. “Quieren resolver un problema de PDeCAT a nivel local con una crisis en el Consell” rechazó. La abstención de los tres díscolos, para el PP es una muestra de la “descomposición del partido catalanista” y advirtió que “mientras esté en nuestras manos, no permitiremos un gobierno de ERC-CUP” dado que la Sociovergencia, dijo, “es un mal menor”.


Carles Bosch, con su candidatura a la ejecutiva comarcal de PDeCAT en el Maresme

La Vanguardia

 
SimplePortal 2.3.5 © 2008-2012, SimplePortal